-->

Iglesia con Propósito


“Porque yo Jehová, que agito el mar y hago rugir sus ondas...” (Isaías 51: 15)

El Surf es un deporte que se practica sobre las olas del mar, en California EE.UU. esto es muy conocido, y existen escuelas para aprender a hacer Surf. Se enseña todo lo que se necesita saber sobre este deporte, cómo elegir el equipo adecuado, cómo utilizarlo adecuadamente, cómo reconocer una ola “surfeable”, cómo capturar una ola y montarla durante la mayor cantidad de tiempo posible, y lo que es más importante de todo, cómo salir de la ola sin caerse. Lo que explica también es que nunca habrá una escuela que enseñe “cómo crear una ola”, igualmente relaciona la vida de la iglesia como las olas del mar. Muchos libros y conferencias acerca del crecimiento de la iglesia caen en la categoría de “cómo crear una ola”. Tratan de fabricar la ola del Espíritu de Dios, utilizando trucos, programas o técnicas de mercadeo para crear el crecimiento. ¡Pero el hombre no puede producir el crecimiento! solo Dios puede hacer que la iglesia crezca. Solo Dios puede soplar nueva vida en un valle de huesos secos.

Solo Dios puede crear olas, olas de avivamiento, olas de crecimiento y olas de receptividad espiritual. Lo que se debe hacer es tratar de reconocer las olas que Dios nos está enviando a nuestro camino, y aprender a capturarlas. ...en estos días estamos experimentando un movimiento del Espíritu de Dios sin precedentes en muchas partes del mundo.

Hay más gente que viene a Cristo ahora que lo que ha habido en cualquier otro momento de la historia... las iglesias más grandes aún están por ser edificadas. “Padre, yo sé que tú harás cosas increíbles en tu mundo en este día. Por favor, dame el privilegio de involucrarme en algo de lo que estas haciendo”...

Cada líder de las iglesias deben dejar de orar diciendo: “Señor, bendice lo que estoy haciendo” y deben comenzar a orar: “Señor, ayúdame a hacer lo que tú estás bendiciendo”. Muchas iglesias hacen la pregunta equivocada diciendo ¿Qué hará crecer nuestra iglesia?, es como decir ¿Cómo puedo crear una ola? La pregunta que necesitamos es ¿Qué impide el crecimiento de nuestra iglesia? ¿Cuáles son las barreras que están bloqueando las olas que Dios desea enviar en nuestro camino? Todas las cosas que tienen vida crecen, usted no tiene que hacerlas crecer.

Es lo natural que suceda con un organismo viviente si se encuentra sano.... la iglesia es un organismo vivo, es natural que crezca si se encuentra sana. La iglesia es un cuerpo, no un negocio. Es un organismo, no una organización. Se encuentra viva. Si una iglesia no esta creciendo, se está muriendo. La tarea del liderazgo de la iglesia es descubrir y quitar las enfermedades y barreras que restringen el crecimiento para que el crecimiento normal y natural pueda tener lugar.

El punto clave para las iglesias del siglo veintiuno será su salud, no su crecimiento. Cuando las congregaciones son sanas, crecen en la forma en que Dios espera. Las iglesias sanas no necesitan trucos para crecer, crecer naturalmente.

Para el ministerio pastoral... La clave es nunca dejar de aprender.